SANTOS - San Gregorio el Iluminador

SAN GREGORIO EL ILUMINADOR
(Սուրբ Գրիգոր Լուսաւորիչ)

Nació en Vagharshapat, Armenia, hacia el año 250 y fue bautizado y educado en Cesarea de Capadocia. De chico, siempre tuvo una gran devoción por la Eucaristía y por la Santísima Virgen María. De grande, se casó y tuvo dos hijos, Aristakés y Vërtanés, que hoy son santos.

Gregorio y el rey
En aquella época, el rey de Armenia era Dërtád (Tirídates) III, que era pagano. Gregorio trabajaba junto al rey, quien no sabía que éste era cristiano. Cada año, el rey y su corte ofrecían sacrificios en el templo pagano de la diosa Anahíd, pero Gregorio no participaba. En una oportunidad, el rey se dio cuenta de esto. Al año siguiente, llamó a Gregorio y le ordenó llevar personalmente al templo de la diosa Anahíd una corona de flores; a lo que el Santo respondió: “mi querido rey Dërtád, yo soy cristiano, sólo puedo adorar y alabar al único Dios verdadero, creador del cielo y de la Tierra, y a Jesucristo Hijo de Dios y juez supremo de todos los reyes de la historia. El Dios verdadero te invita hoy a abrazar la fe en Cristo”.



De las torturas al fondo del pozo
El rey se enojó, mandó a torturarlo y lo hizo sufrir mucho. Pero el Santo  alababa y adoraba a Dios, y Dios lo curaba de cada tortura que recibía. El rey nunca quiso admitir los milagros de Dios, a pesar de que Gregorio lo llamaba continuamente a la conversión. En una ocasión, el rey ordenó capturarlo y encarcelarlo en un pozo muy profundo llamado Jor Viráb (o Khor Virap) en la llanura del Ararat, donde sobrevivió 14 años ayudado -según la tradición- por una mujer que le llevaba cada día un trozo de pan.

Curación del rey
Un día el rey cayó en profunda tristeza, rozando la locura, y comenzó una vida errante en el bosque, padeciendo una grave enfermedad, ante la que nadie podía acercársele ni llevarlo al palacio. Se cuenta que la hermana del rey tuvo una visión en la que Dios le reveló que solamente Gregorio podía curarlo. Entonces, fueron a buscarlo para que restaurara la razón del rey. Una vez en la corte, predicó la religión cristiana y oró a Dios para curar al rey Tirídates.

Conversión de Armenia
Cuando el rey sanó, pidió el bautismo, y en el 301 Armenia se convirtió en el primer país que adoptó el cristianismo como religión del estado. A partir de ese momento, tanto el rey como el Santo trabajaron juntos por la evangelización de Armenia. Destruyeron los templos paganos y los transformaron en iglesias cristianas.

El Iluminador
Una vez canonizado, se lo conoció como San Gregorio el Iluminador, porque precisamente “iluminó” a nuestro pueblo armenio con la luz de la Fe y nos hizo conocer el amor de Dios. Es el patrono de la Iglesia Armenia, es nombrado en la Santa Misa y en otros oficios litúrgicos, siempre con el nombre de Surp Krikór Lusavorích (San Gregorio el Iluminador).

Dice el Martirologio Romano:
En Armenia, san Gregorio, apellidado el Iluminador, obispo, que, después de sobrellevar muchos trabajos, se retiró a una cueva cerca de la confluencia del Éufrates ramificado y allí descansó en paz. Es considerado apóstol de los armenios (c. 326)”.

La estatua en el Vaticano
En la basílica de San Pedro, en el Vaticano, hay una estatua del Santo hecha en mármol blanco, construida durante el pontificado de San Juan Pablo II y colocada en el muro exterior de la basílica, con ocasión de coronar la celebración del cristianismo en Armenia, que había vivido su jubileo de 1700 años en el año 2001.

Festividad
Existen en el calendario armenio varias fechas que conmemoran episodios de la vida de San Gregorio el Iluminador:
- El 5º sábado de Cuaresma se recuerda la entrada en el pozo.
- El 2º sábado de Pentecostés se conmemora la salida del pozo. 
- El 4º sábado de Pentecostés se celebra el hallazgo de sus reliquias.